El miedo

Ensayo
Ensayo
Ensayo

El miedo

“Tocar una nota equivocada, es insignificante… Tocar sin pasión, es inexcusable…” Frase atribuida a Ludwig van Beethoven

Cuando eres estudiante de música en el conservatorio todo parece orientado a una salida: ser instrumentista, y no uno cualquiera, el mejor. No es un camino fácil ni una expectativa realista. A la elevada competencia y la escasez de plazas en orquestas, o incluso simplemente para seguir estudiando en el grado superior, hay que añadir un poderoso enemigo: el miedo. Miedo a errar, miedo a “no darlas todas”, miedo a suspender, miedo a no conseguir plaza, miedo a hacer el ridículo, miedo a no ser instrumentista. Este miedo nace de la desconfianza en uno mismo, en las capacidades auto percibidas para conseguir una meta, para llegar a un fin que depende de la mochila emocional que todos vamos llenando a lo largo de nuestra historia vital, al resultado del balance entre errores/fracasos del individuo. Aunque la cita atribuida a Beethoven está encuadrada en la estética del Romanticismo y la expresión de sentimientos, reinterpretándola podríamos decir que la preocupación por ser eficaz y que “se oigan todas las notas sin errar”, sin “cagarla”, hace que perdamos de vista la capacidad de disfrute cuando ejecutamos una obra y la función comunicativa de la música. Es ahí, precisamente, cuando realmente nos equivocamos. El miedo, la ansiedad, la vergüenza y la culpa son incompatibles con el disfrute, pero los dos primeros tienen cierta función adaptativa.
La ansiedad y el estrés mueven al individuo, lo activan, lo ponen en funcionamiento. Sin ellos seríamos seres inertes, nada nos empujaría a tomar medidas. El estrés y la eficacia siguen una función de “U” invertida, es decir, a mayor estrés mayor eficacia, pero solo hasta cierto punto. Si sobrepasas cierto límite la eficacia disminuye, y es ahí cuando aparecen los problemas. Para controlarlo, entre otras cosas, hay que evitar caer en el error de pensar que cuando salimos al escenario, para examinarnos o actuar, ese cosquilleo visceral que sentimos cuando “nos toca” va a desaparecer; muchos artistas consagrados aún lo padecen, los “nervios adaptativos” seguirán ahí, de hecho, es bueno que lo hagan. Ese es el punto de estrés que necesitamos para interpretar, para movernos y actuar, es aliado nuestro, no un enemigo.
Recuerdo en una actuación de un trombonista vestido de payaso interpretando la Sequenza V de Luciano Berio, al salir del escenario con una sonrisa de oreja a oreja y la gente aplaudiendo a rabiar, escuchar a un espectador disgustado diciéndole a otro: “¡Qué morro tiene! ¡si se ha equivocado muchas veces!”. Desde luego había alguien equivocado en esa sala, y no era el trombonista.

José Javier Jaramillo Manjón*

*José Javier Jaramillo Manjón es musicólogo, clarinetista y psicólogo

Fotografía: Cristina Aguilar

Publicado en abril 2020

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies