El otoño llega llueva o no llueva

Fue un simple vaso de cristal, trasparente y vacío.

Pero sin tú saberlo, te encargaste de que el vaso perdiera su esencia de vaso, y se convirtiera en todo aquello que quería ser, por muy imposible que pareciera. Entre otras cosas, lo llenaste de agua clara, pura y limpia, y poco a poco y el vaso fue sintiéndose más vaso y menos vaso.

Pasado un tiempo, quedaron dos dedos de agua, olvidados por el paso del tiempo y el aburrimiento del aparente sabor sinsabor y de la simpleza de ser un vaso de cristal, trasparente y, ¿vacío?

El tiempo se convirtió en poder, y el agua empezó a cambiar, gritando auxilio en un cromatismo de color gris translúcido que jamás había imaginado que sentiría en aquella casa.

Tú, asustado y bloqueado por la incertidumbre y culpabilidad, harto de los gritos y la culpa de un agua cada vez más contaminada, vaciaste lo que quedaba de él en un simple fregadero de piso alquilado.

Intranquilo por el silencio, la tranquilidad y la culpa, lo guardaste junto al resto de platos y tazas sucias que en silencio coleccionaba, con la esperanza de poder algún día permitirse un lavavajillas, sin contemplar ni siquiera la posibilidad de coger un poco de agua y jabón y hacerlo él mismo.

Fue un simple vaso de cristal, trasparente y vacío.

Sentía su frágil estructura, que ahora era como un frágil papel de cigarrillo. Sentía que cualquier fenómeno externo podría convertirlo en pedazos de cristal, ¿por qué pedazos de cristal y no pedazos de papel? ¿Por qué cuando nos conquistan unos sentimientos débiles sentimos fragilidad y cuando nos rompemos en mil pedazos sentimos que cada uno de ellos es más fuerte que nunca?

Llegó a su conclusión más inspiradora. Exacto, no necesitaba ningún humano para hacerse sentir completo, pero tampoco para romperse en mil pedazos. Ni para llenarse, ni vaciarse según las circunstancias, ni para sentir que ser de cristal y transparente era algo simple que jamás podía ser rellenado de luz.

 

     
     
Persíguenos en Facebook Persíguenos en Twitter Visítanos en Instagram Canal de YouTube Spotify ¡Suscríbete!