Sara Gozalo:

“Estoy de acuerdo con que nosotros decidimos lo que queremos escuchar, pero nuestra elección se ejecuta en una selección realizada anteriormente por la industria. Tenemos más poder que antes, pero no lo tenemos en su totalidad”

FESTIVAL SÓNAR BARCELONA Y SÓNAR I+D
Desempolvar los orígenes

Andrea P. Envid

EMANUELE CASALE:
"It wasn't easy: we played contemporary music..."

Marcello Messina

FESTIVAL SÓNAR BARCELONA
Must it: I+D Music

Andrea P. Envid

Sara Gozalo Macías (Madrid, 1989) es ingeniera técnica de Telecomunicaciones especializada en Telemática por la Universidad Carlos III de Madrid donde se graduó con Premio Extraordinario Fin de Carrera en 2011, el mismo año en que obtuvo la Beca de La Caixa para el programa de postgraduados en Europa, la cual le permitió realizar un Máster de Telecomunicaciones en el entorno empresarial (E-commerce) en Queen Mary University of London.

Muchos os preguntaréis por qué he entrevistado a una ingeniera para una revista de música. La razón reside en que Sara Gozalo, además, tiene el Título Profesional de Grado Medio en la especialidad de clarinete y trabaja desde hace casi tres años en BBC Playlister/Music (Radio y Música), participando con frecuencia en diversos eventos de Music Hack Days. En definitiva, tiene el privilegio de trabajar aunando sus dos mayores pasiones: la música y la tecnología.

Síneris se encontró con ella durante el Festival Sónar de Barcelona 2015 celebrado del 18 al 20 de junio y fue una conversación de lo más agradable e interesante. Sara Gozalo no sólo tiene talento, sino que además rebosa generosidad y amabilidad.

¿Qué es un Music Hack Day y qué es lo que has hecho en el que ha sido organizado en el marco del Festival Sónar Barcelona 2015?

Music Hack Day es un evento, como en este caso, de unos dos días aproximadamente, donde cien developers o músicos developers (desarrolladores) generan prototipos durante 24 horas. Yo he estado desarrollando con mi compañero un hack gracioso que consiste en la construcción de un instrumento con vasos de vino afinados al llenarlos de agua o de vino. Luego hemos utilizado un pequeño ordenador llamado Rapsberry Pi para controlar este improvisado harpsichord de vasos desde un teclado MIDI o un ordenador. En definitiva, se trata de controlar los martillos que golpeaban los vasos.

En otros Hack Days he hecho cosas más relacionadas con software vinculado a la música (páginas web, app).

En tus intervenciones, ¿haces cosas diferentes o que tienen una transversalidad, esto es, un objetivo común?

Normalmente siempre hago cosas de música, pero en éste es verdad que he cambiado un poco y he utilizado cosas más mecánicas, más “hardware.

¿Tienes una meta final con tu participación en el Festival Sónar 2015?

La meta era conocer mejor el desarrollo del hardware para poder usar software y hardware en un futuro de manera más eficaz.

En Twitter pude ver el vídeo de lo que estás realizando en Barcelona con los vasos preparados y, en cierto modo, recuerda al piano preparado de John Cage, ¿lo conoces? ¿Crees que tiene una relación?

Sí. Lo que he hecho yo durante estos dos días es muy sencillo comparado con el piano preparado.

Por supuesto, pero en teoría estás preparando las afinaciones de los vasos…

Sí, visto así es parecido pero mucho más sencillo…y no muy afinado [risas].

A raíz de ese piano preparado John Cage comenzó a jugar con el azar. ¿Tú crees que la tecnología sólo habla del azar? Por ejemplo, la sección de MarketLab ofrece productos que se sirven casi en su totalidad de este factor: una estructura de bambú que, rozada, emite sonidos; un software para Ipad que controla una máquina de sonidos preparada…

Creo que una parte de la música, de la industria de la música, va más hacia el azar o hacia la composición automática por máquinas. Veo que mucha gente que tiene en las actuaciones una parte aleatoria, no sabe cómo va a sonar. Cuentan con una máquina para generar sonidos que nunca son iguales. Yo creo que la composición de música con el ordenador se basa muchas veces en el azar. Es verdad que lo aleatorio en el ordenador nunca es aleatorio del todo, es aleatoriedad controlada.

Parece que siempre haya un factor aleatorio en la fusión entre música y tecnología. Por ejemplo, Olivier Messiaen inició la determinación de una serie de parámetros que aplicaba a los instrumentos tradicionales, principalmente al piano, y que abrió el camino al serialismo, método de organización musical al que favoreció la música electroacústica. ¿Cómo usas los parámetros de software junto con tu compañero en vuestro hack de estos dos días?

En Barcelona no ha jugado un papel relevante la aleatoriedad, pero en otras ocasiones sí lo ha hecho, por ejemplo, en el modo en que navegamos por internet. Había unos participantes en este Music Hack Day que han desarrollado el Pure data: alterar un sonido usando una zona diferente de modificado, aplicando filtros, etc. Pure data permite coger un sonido y aleatoriamente, según navegues, el sonido se modifica de una forma u otra. Cuando navegamos como usuarios, no lo hacemos aleatoriamente, pero desde el punto de vista del desarrollador web la interacción del usuario con su producto o página web es aleatoria, desconoce la forma en que vamos a actuar.

Ha habido hacks en los que me he basado en este fenómeno; por ejemplo, en el anterior Festival Midem (Marché International du Disque et de l’Édition Musicale) organizado en Cannes (Francia) me apoyé en la experiencia de Instagram. En ella los usuarios podían aplicar efectos fotográficos como filtros, marcos, colores, a sus vídeos y fotografías para luego compartirlas. Yo la utilicé para generar un espacio musical en el que aplicaba un filtro a las grabaciones que realizaba. No sabía qué resultado iban a tener en el sonido final; podía aplicar un filtro ochenta veces y siempre se iba a generar un resultado distinto.

Me recuerda a Pierre Schaeffer cuando estuvo en la RTF (Radiodiffusion Télévision Française en París) cuando también usaba filtros controlados en la música y grababa audios en cinta magnética, aquello luego dio un resultado inesperado porque la tecnología entonces no era como hoy en día. Jugar con diferentes materias para diferentes resultados…

Eso es, sí. Para mí la tecnología es una herramienta. Evidentemente yo juego con el sonido y para ello uso la tecnología como medio para transformarlo o como camino para que me lleve a donde yo quiero ir. Básicamente, la tecnología no es, en mi manera de ver, una forma de vida o similar, es una herramienta. La música es la verdadera razón por la que yo hago lo que hago y el porqué de estar estos días en el Festival Sónar de Barcelona.

Tus estudios de Grado Medio, ¿los has aplicado en tu día a día?

Sí. En el caso de los hacks la afinación para generar los diferentes sonidos que busco; también la teoría de la música para los filtros, la lectura de partituras…

Por otro lado los aplico en la parte editorial de los conciertos de la BBC Music donde se graba mayoritariamente música clásica. A muchos les es complicado realizar esta tarea, puesto que hay pocos que sepan leer música o sean capaces de seguir una partitura, con lo cual tampoco pueden hablar con facilidad de la misma.

En cuanto a la parte tecnológica, he aplicado mayormente mi formación musical al proyecto de la BBC Playlist. Mucha gente a la hora de analizar la Playlist se encuentran con valores que desconocen (tonalidad, por ejemplo).

También, en lo personal, mi educación me permite valorar la música y realizar una crítica más o menos constructiva de los conciertos a los que asisto.

Por último, ayer pudimos ver a Amy Robinson [estadounidense matemática que trabaja en el MIT], quien ha desarrollado a raíz de su experiencia con el videojuego Eyewire un software que hace redes neuronales musicales. Analiza los parámetros de canciones que han aparecido en TEDxMusic y las relaciona. ¿Cómo hacéis la Playlist en la BBC?

La BBC Playlist no es tan compleja, porque la gente que trabaja en ella no tiene formación tecnológica y, en muchas ocasiones, ni musical. Es cierto que son grandes conocedores de obras musicales y, por tanto, desarrollan la Playlist por lo que ellos creen que es música con características similares (comercial, por géneros) aunque sin basarse en parámetros de dinámica o intensidad. No obstante, estamos comenzando a desarrollar la posibilidad de crear playlists automáticamente por selección de algún tipo de característica, es decir, yo te doy cien tracks para que tú puedas seleccionar treinta de ellas. En definitiva, Playlist se está convirtiendo en una herramienta en la que puedas filtrar lo que quieras en cuanto a tonalidad, género, o época, o por emociones.

O sea, las playlists están construidas ahora mismo por personas, como tú o como yo, que saben un poco de música y las desarrollan intentando aspirar a una mayor segmentación en la selección. Es un poco como la playlist de los 40 Principales.

El otro día alguien comentaba que la radio la hacemos nosotros, los oyentes, los usuarios. Y, en cierto modo, es verdad.

Yo creo que escuchamos la música que quieren que escuchemos las radios, las discográficas, etc. El marketing de la industria musical genera numerosas playlists de las cuales unas cincuenta son las más relevantes. Si tu canción entra (o la insertan) en una de esas playlists, es inevitable ya que la oigamos en algún momento. Estoy de acuerdo con que nosotros decidimos lo que queremos escuchar, pero nuestra elección se ejecuta en una selección realizada anteriormente por la industria. Afortunadamente, tenemos más poder que antes, pero no lo tenemos en su totalidad.

Al finalizar la entrevista, Sara lanzó una pregunta para los musicólogos y músicos:

¿Cómo creéis que la tecnología va a afectar a la música?

En Síneris, por lo que se vivió en el Festival Sónar 2015, creemos que la tecnología ya ha sobrepasado el nivel de instrumento. Ahora es el momento de definir cómo van a dialogar el compositor y la tecnología a la hora de la creación de obras musicales y estamos seguros de que llegarán a un acuerdo paralelo.

¿Qué creéis vosotros? Deseamos que os inquiete esta cuestión tanto como a nosotros y que se genere en nuestras redes sociales un buen debate. ¡Os esperamos!

Espero volver a encontrarme con Sara algún día y poder seguir hablando de sus progresos profesionales además de intercambiar opiniones sobre la evolución de la música y la tecnología. Desde esta publicación le deseo mucha suerte en todo lo que emprenda. Si un día vais a la BBC de Londres no os olvidéis de preguntar por ella y no perdáis la oportunidad de tener una buena conversación.

Andrea P. Envid

Fotografía: www.bbc.com.

     
     
Persíguenos en Facebook Persíguenos en Twitter Visítanos en Flickr ¡Suscríbete! Canal de YouTube Spotify ¡Suscríbete!