Sin sin embargos

Últimamente me sobran los “sin embargos”. Los “con todos” también; quizás algo menos, por esa rotundidad del todo, esa alternativa tan gordinflunchis, permítanme la familiaridad. ¿Por qué se abusa de esa adversativa –lo adverso, etimológicamente– para comenzar una oración?

Ha sido un año duro. Para qué negarlo. Llorar la muerte de Daniel Rabinovich de Les Luthiers, entre muchos otros, es sólo una muestra de la escarpada ladera que hemos tenido que trepar. Probablemente ha sido el motivo de la acumulación de “con todos” (contodoloquetenemosencima), “sin embargos” (sinquemeembarguenlacasaporfavor) o peros (esas peras del olmo, ¡dónde están!) que han encabezado frases de colores, compinches o proustianas.

Pensemos con la ayuda del prisma de nuestra amiga Música: quizás haya que ver estas adversidades como un grave sinfónico que sirve para dar paso a un largo y jovial allegro, algo así como un “Y, sin embargo, te quiero”, que dice Sabina.

Ése no me lo quiten.

Fotografía: Raimundo Sieso.

Publicado en diciembre 2015

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies