Crítica
Crítica
Crítica

Proyectando luz Léelo en italiano

Escúchalo en Spotify

Scarlatti, D.: Tolomeo e Alessandro ovvero la corona disprezzata

A. Hallenberg (Tolomeo), R. Milanesi (Alessandro), K. Ek (Seleuce), R. Invernizzi (Elisa), M. E. Nesi (Dorisbe) y T. Baka (Araspe). Il Complesso Barocco, Alan Curtis. 3 CD Fundación Caja Madrid y Archiv (Archiv – Deutsche Grammophon).

Alan
Curtis, alumno del recientemente desaparecido Gustav Leonhardt, ha
compaginado su larga trayectoria de clavecinista y director con la de
musicólogo. Hace veinte años, en el contexto de su
actividad para la recuperación de la música del siglo
XVIII, Curtis encontró en una colección un acto de la
ópera Tolomeo e Alessandro ovvero la corona disprezzata,
de Domenico Scarlatti, aunque ha habido que esperar hasta fechas muy
recientes (2007) para que apareciera en Inglaterra la obra completa.
Al compositor napolitano se le conoce principalmente por sus sonatas,
aunque en realidad escribió más de una docena de óperas
que se consideran fundamentales en el paso del lenguaje barroco a las
primeras manifestaciones del estilo clásico. Entre ellas
destaca el Amleto de 1715 (primera ópera sobre este
argumento) y otra serie de títulos más convencionales
como Tetide in Sciro (1712) e Ifigenia in Aulide
(1713). Si Curtis no se hubiera implicado durante 2007 en la
recuperación de los otros dos actos del Tolomeo e
Alessandro
no tendríamos hoy esta luminosa aportación
al catálogo operístico de Domenico Scarlatti.

La
complicada trama respeta todos los enredos de un típico
libreto dieciochesco, y narra las peripecias por las que pasa
Tolomeo, hijo de Cleopatra, para reconquistar con ayuda de su hermano
Alessandro el trono egipcio. La ópera, en tres actos sobre un
libreto de Carlo Sigismondo Capeci, está concebida para seis
personajes principales y compuesta por 47 números musicales
que Curtis ha reducido a 33 para la grabación. El reparto es
muy equilibrado y de óptima calidad tanto en lo técnico
como en lo expresivo: la voz de Ann Hallenberg (Tolomeo) relampaguea
con su timbre brillante y una precisa técnica de agilidad en
el aria de furor “Tiranni miei pensieri”, mientras que en los momentos
de gran pathos (como el recitativo “Ma tu consorte
amata”

o el aria “Stille amare”)
la cantante despliega un abanico de medios expresivos verdaderamente
impresionante. Los años de colaboración entre la
mezzo-soprano sueca y el director norteamericano salen aquí a
relucir, y Curtis sostiene e intensifica con gran maestría la
lectura de Hallenberg. La Seleuce de Klara Ek constituye un ejemplo
perfecto de buen gusto interpretativo; es un placer escucharla en el
aria “Hai vinto, sì, crudele”, donde una perfecta
afinación se ve acompañada por un timbre subordinado a
la voluntad expresiva. Raffaella Milanesi
(Alessandro) no es para menos: su aria “Pur sento (oh dio) che
l’alma”

merece por sí misma la compra de la colección completa.
La pieza, armónicamente sorprendente dentro de la tradición
del Scarlatti sonatístico, es la quintaesencia de la capacidad
expresiva de la soprano, que juega y respira con la orquesta entera
con una naturalidad fuera de lo común. Mary Ellen Nesi
(Dorisbe) y Theodora Baka (Araspe) resuelven sus papeles con empeño
y dedicación. Roberta Invernizzi (Elisa) vuelve a reafirmarse
como soprano de primerísima categoría. Su
interpretación irradia intuición musical y
espontaneidad expresiva, impregnando de teatralidad a su personaje y
haciendo de cada coloratura un placer para el oído.

Alan
Curtis dirige su Complesso Barocco fraseando y coloreando los
recitativos con juegos tímbricos agradables, faltándole
a las arias una mayor variedad rítmica. La edición es
en estuche con tres CD y se ve enriquecida por unas notas en inglés
y español junto al libreto completo de la ópera.
Tolomeo es el último lanzamiento de la colección
Los Siglos de Oro y está respaldado por la fundamental
intervención de la Fundación Caja Madrid conjuntamente
con la sección de música antigua de Deutsche
Grammophon, Archiv.

“Este
hijo mío que es un águila, a quien han crecido las
alas, no debe estar ocioso en el nido, ni yo debo impedir el vuelo”.
Que a cada nueva grabación se confirmen estas palabras que en
1705 dirigiera su padre Alessandro al Gran Duque de Toscana Cosme III
ha de llenarnos de alegría. Bienvenido sea este Tolomeo
y la luz que lleva consigo.

Paolo Cascio

Trad. del italiano Cristina Aguilar

Publicado en abril 2012

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies