¿Qué fue de los cantautores?

Silvio Rodríguez, Ismael Serrano, Luis Eduardo Aute y Luis Pastor en Vallecas

ENTREVISTA A JUAN AGUIRRE
"El 15M nos influyó en lo personal, pero..."

Fernán del Val

FACEBOOK CON MANDARINAS I
Luis Eduardo Aute

Diego Martínez Blanco y Fernán del Val

NUEVOS TIEMPOS PARA LA LÍRICA
Prácticas emergentes en la industria...

Héctor Fouce

Silvio Rodríguez por los barrios. Concierto popular de Silvio Rodríguez, Ismael Serrano, Luis Eduardo Aute y Luis Pastor. Auditorio Municipal Villa de Vallecas. 4 de mayo de 2016.

Querida Mercedes Sosa:

Hace poco me vinieron a la mente estas palabras tuyas: “los intelectuales, los artistas, toda esa gente tiene que seguir permanentemente como centinela de lo que significa una democracia. Por eso los artistas como nosotros volvemos a estar otra vez en las plazas públicas, luchando. Son muchos los problemas en los cuales los artistas deben salir a hablar”.

Al recordarlas, he sentido la necesidad de compartir contigo la experiencia del concierto, o mejor podríamos decir recital, que ofrecieron el pasado miércoles 4 de mayo Ismael Serrano, Luis Eduardo Aute, Luis Pastor y Silvio Rodríguez en el barrio de Vallecas (Madrid). Ojalá lleven razón y no sea un hecho aislado, Mercedes, ojalá sea cierto que los artistas vuelven a estar en las calles, como tú y tantos otros hicisteis.

Es cierto que parece que algunas cosas están cambiando por aquí, en España. No obstante, venimos de tiempos de crisis y queda mucho por caminar. El concierto fue un acto público, financiado por los propios artistas. Éstos encontraron apoyo económico y de infraestructuras por parte del Ayuntamiento de Madrid, la Junta del Distrito de Villa de Vallecas –los cantantes resaltaron este hecho como un símbolo del cambio–, y la Fundación SGAE. Cosas que se deberían mejorar para futuros proyectos similares serían la falta de servicios alrededor de la plaza en un concierto que se prolongó más de cuatro horas. U otra propuesta muy escuchada, la de poner barras de comida y bebida, de las que, añado, se podrían haber recaudado fondos para los damnificados por el terremoto de Ecuador, y no solo de las urnas que se colocaron. El lugar escogido para la ocasión fue el Auditorio Municipal Villa de Vallecas, y si hay algo que definió la jornada fue la emotividad y el simbolismo, empezando por el propio espacio escénico. A pie de calle, recuerda a un teatro de la antigua Grecia, cuna de la Democracia, algo que nos resaltaba Luis Eduardo Aute, con una llamada de atención hacia el pueblo griego en “Atenas en llamas”.

La semilla de lo que se vivió en el barrio madrileño fue plantada en los corazones de Silvio Rodríguez e Ismael Serrano tres años atrás, al parecer en unas conversaciones mantenidas en La Habana. En aquel momento, Silvio manifestó al músico español su preocupación por la situación política y social que estaba viviendo España, y su deseo de ofrecer un concierto gratuito, popular, en nuestro país, al igual que estaba haciendo en distintos barrios de La Habana. Ismael quiso hacer ese regalo a su “patria”, Vallecas, pero en realidad se lo ha hecho a Madrid y no solo a esta ciudad, pues entre los 7.000 espectadores había personas de todo el país. Esta semana pasada su sueño se hizo realidad. Con el título de “Silvio Rodríguez por los barrios”, el 28 de abril se lanzaba a través del Facebook oficial de Ismael Serrano y otras redes sociales la convocatoria al que se ha convertido para muchos en un acto histórico.

En cuanto se subió Ismael Serrano al escenario, se despertó el entusiasmo de un público que llevaba ya horas en el Auditorio para asegurarse un sitio en el que prometía ser un concierto multitudinario. Acompañado, además de por su banda, por sus propias guitarras en ocasiones, hizo disfrutar a unos espectadores entregados durante una hora de música. Especialmente coreadas y aclamadas fueron la histórica “Papá, cuéntame otra vez”, que ha marcado a más de una generación, así como la reciente “La llamada”. Esta última pertenece a su nuevo disco, y ha sido tomada como símbolo por distintos movimientos políticos y sociales vinculados al 15-M, como una suerte de himno o canto a la clase humilde y trabajadora. Y es que la conexión política del acto y de los músicos con una ideología progresista, de izquierdas, es inevitable. Entre los asistentes al acto se dejaron ver figuras como Alberto Garzón, que era aplaudido a su paso entre el público, Iñigo Errejón o Juan Carlos Monedero. Las réplicas a los comentarios más comprometidos de los artistas, a gritos como “sí se puede”, también fueron frecuentes. En este sentido uno de los momentos que se vivió con más intensidad fue el discurso-poema de Luis Pastor, “Qué fue de los cantautores”. Su aparición tuvo lugar durante la actuación de Silvio Rodríguez, que salió del escenario para que durante unos 20 minutos el invitado de la noche se metiera al público en el bolsillo con el logrado poema y dos interpretaciones, una de ellas dedicada a Violeta Parra, a la que tú también homenajeaste en más de una ocasión poniendo nueva voz a sus canciones.

Después de Ismael Serrano fue el turno de Luis Eduardo Aute, quizá la menos innovadora de las propuestas musicales en cuanto a acompañamiento instrumental y composición se refiere, aunque los coros femeninos aportaban algo de color. Sin embargo, hay canciones que no necesitan reinventarse ni ser innovadoras, piezas con historia que solo precisan de una voz que las cante. Es el caso de “Al alba”, interpretada a capella por un Aute solo en el escenario, pero arropado por un coro de 7.000 voces.

Si todo lo que te he contado hasta ahora había convertido la noche en un recuerdo inolvidable, llegó el momento más esperado, la actuación de Silvio Rodríguez. Se subió al escenario con una plantilla instrumental algo más austera que la propuesta para el reciente concierto del Palacio de los Deportes del 27 de abril. En cualquier caso, fue suficiente. Cuenta con un equipo de grandes profesionales, de cuya interpretación merecen ser destacados especialmente el punteo del tres cubano, pero sobre todo el melodismo del clarinete y la flauta de Niurka González. Pareja de Silvio sobre el escenario, y en lo sentimental, la excelente intérprete es la respuesta a las preguntas del canto, que a la vez propone preguntas nuevas. La actuación se adentró hasta la 01:00 de la mañana, con temas emocionantes como “Ojalá”, o “La maza”, que también se convirtió en un símbolo gracias a la que fue tu hermosa voz de contralto.

La calidad de las tres actuaciones fue palpable. No encontramos unos cantautores más preocupados por el mensaje que por la música, descuidando el resultado de esta última. Si bien presentan tres timbres muy distintos y característicos –la voz aterciopelada de Ismael, el grave más serio y un tanto rockero de Aute, y los agudos y la brillantez de Silvio–, presenciamos tres voces especialmente bien colocadas, con una gran dicción que permitía entender a la perfección las letras de las canciones, algo esencial para un género como la canción protesta o canción de autor. Sin duda, a todo esto contribuyó la labor de los técnicos de sonido, que salvo el excesivo volumen del bajo en los primeros temas de Ismael Serrano, hicieron un gran trabajo durante todo el concierto, consiguiendo una sonoridad bastante limpia al aire libre. Algunos detalles en la instrumentación también merecen ser mencionados, como los punteos de guitarra en “Atenas en llamas” que sitúan la canción en el contexto del folclore griego, o el papel del clarinete y del acompañamiento en general en “San Petersburgo” de Silvio Rodríguez. Lo único que nos faltó fue el broche final, escuchar a los cuatro cantantes juntos sobre el escenario, que tan solo salieron a hacerse una foto que queda para la posteridad.

Creo que es el momento de despedirme, pero no sin antes dejar que Luis Pastor responda a la pregunta: ¿Qué fue de los cantautores? “Están y no cantan, otros cantan y no están. Los hay que se retiraron, algunos que ya murieron, y otros que están por nacer”. Creo, Mercedes, que tal vez no se llegaron a ir nunca, y tal vez sea la hora de que vuelvan a llenar las plazas. “Hay cantautor para rato, cantautor a tus canciones, zapatero, a tus zapatos”.

Ainhoa Muñoz Molano

Fotografía: Juan Miguel Morales López y Homenaje a Mercedes Sosa (portada).

     
     
Persíguenos en Facebook Persíguenos en Twitter Visítanos en Flickr ¡Suscríbete! Canal de YouTube Spotify ¡Suscríbete!