Crítica
Crítica
Crítica

El resto no es silencio

Escucha esto de Alex Ross en Editorial Seix Barral

Escucha esto, Alex Ross, Editorial Seix Barral (2012), ISBN: 978-84-322-0947-5

Avalado por el éxito de The rest is noise, traducido en España con mayor o menor acierto según las opiniones como El ruido eterno, acaba de llegar a nuestras librerías la última obra de Alex Ross: Escucha esto. Con la que fuera su opera prima Ross consiguió no solo la alabanza unánime e incondicional de la crítica, que elogiaba su sencillez a la hora de contextualizar la música del siglo XX de una manera accesible, sino también un enorme éxito de ventas entre un público que supo captar el mensaje “conciliador” con unos fenómenos musicales, los del siglo XX, muchas veces incomprendidos. Con El ruido eterno Ross dejó el listón muy alto.

Tan solo tres años después Seix Barral nos presenta este nuevo texto. ¿Qué podemos encontrar en Escucha esto? Una recopilación de ensayos musicales, algunos de ellos inéditos, otros revisiones de textos ya publicados para The New Yorker, que van desde Mozart hasta la música de Björk pasando por personajes más o menos ligados a la música “clásica” como Esa-Pekka Salonen o Radiohead (no en vano su primer capítulo se titula Cruzar la frontera de la clásica al pop, una etiqueta susceptible de extenderse al resto del libro).

Caprichosamente dividido en tres partes sin razón aparente, lo primero que sugiere un texto como éste es su intención divulgadora, no tanto en el sentido de crear nuevos acólitos a la música más o menos clásica, sino invitándonos a reflexionar sobre cuestiones a veces en conexión con la música y otras no tan estrictamente musicales. No busque el investigador de la figura de Schubert, por dar un ejemplo, un estudio novedoso y ejemplificador sobre el músico vienés en uno de sus capítulos, no lo encontrará; en su lugar el retrato que de él hace Ross es superficial, tan solo un poco más allá de lo anecdótico, pero enormemente valioso por lo que nos sugiere, aquello que nos hace recapacitar y que no está escrito. Ross quiere que pensemos.

Por otro lado, si hubiéramos de ponerle alguna pega a Escucha esto quizá sería la de estar excesivamente centrado en el ámbito musical norteamericano –Ross es crítico del New Yorker y lo ha sido anteriormente del New York Times– pero, viviendo como estamos en desde hace años en la “Aldea global” de McLuhan, ¿importa realmente esto mucho?

Y es que, descontextualizando las palabras de Hamlet, el resto no es silencio, aún queda mucho por escuchar y por leer, ¿por qué no dejarnos llevar esta vez también de la mano de Alex Ross?

Ana M. del Valle Collado

Publicado en octubre 2012″ id=”mes” alt=”octubre” border=”none”/>

Autor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies