La Zarzuela de cerca

El Teatro de la Zarzuela abre sus puertas a los estudiantes de la UCM

El pasado mes de marzo, veinte estudiantes de distintas carreras de la Universidad Complutense disfrutaron de un taller llevado a cabo gracias a una iniciativa de colaboración entre la Universidad Complutense y el Teatro de la Zarzuela. Así, el taller de carácter dinámico “La Zarzuela de cerca: La gran duquesa de Gérolstein” brindó a los participantes la oportunidad de conocer de primera mano los elementos que hacen posible la representación de una obra, en el presente caso, una opereta de Jacques Offenbach traducida al castellano.

A lo largo de cuatro jornadas celebradas los días 4, 6, 12 y 17 de marzo, los estudiantes participaron en diferentes actividades: charlas dinámicas con miembros de los equipos técnicos y artísticos de la producción, la asistencia a un ensayo de conjunto y al ensayo general, así como un encuentro final en las instalaciones de la UCM con el fin de debatir sobre lo aprendido en el taller.

En la primera sesión se les ofreció unas charlas introductorias acerca del género de zarzuela, la figura del cantante lírico y de la obra La gran duquesa de Gérolstein en sí, a cargo de expertas en el campo del teatro lírico como José Prieto Marugán, periodista y crítico musical, Celestino Varela, cantante y gestor musical y Enrique Mejías, musicólogo.

Con un diálogo con José Sanchís, asistente de dirección musical, quien trató de acercar los quehaceres de un director musical, se inició la segunda sesión. Por otra parte, Isabel Rodado, miembro del departamento de producción, explicó en qué consiste su labor diaria. Entre sus tareas se encuentran actividades de administración y gestión relacionadas con la contratación de artistas, la atención a los mismos y la coordinación de espacios y horarios de ensayo. En la segunda parte de la sesión, los alumnos disfrutaron de un ensayo de conjunto a cargo de Cristóbal Soler, director musical de la producción. Esta actividad les permitió observar de cerca la dinámica del mismo –oportunidad que el público general no tiene– y adquirir de esta manera un conocimiento más profundo sobre el trabajo previo al estreno.

La tercera sesión del taller consistió en la asistencia al ensayo general de la producción, gracias a la cual los estudiantes no solamente pudieron ver el espectáculo en su integridad, sino también percibir los avances en cuanto a la coordinación entre la orquesta, los solistas, los cantantes de coro y figurinistas que se habían producido con respecto al ensayo de conjunto que presenciaron unos días antes.

Con una puesta en común en la que el alumnado expuso su propia visión acerca de la obra y del propio taller –cada uno desde su especialidad– éste llegó a su fin. Gracias a la multidisciplinariedad de los participantes –había alumnos de Bellas Artes, Periodismo, Filosofía, Escenografía y Musicología– el debate se convirtió en un interesante diálogo en el que se trataron diversos temas, entre otros, cómo lograr una escenografía convincente, el papel del director musical y del escenógrafo, cómo atraer a un público joven, o cuestiones referentes a la publicidad y el marketing adecuado para espectáculos de teatro lírico. Esta última sesión fue moderada por María Mercedes Núñez de la Unidad Técnica de Cultura de la UCM y Almudena Pedrero, coordinadora de actividades pedagógicas del Teatro de la Zarzuela, personas clave para el desarrollo del taller.

A modo de conclusión, Almudena Pedrero subrayó de nuevo la importancia de las actividades pedagógicas realizadas por parte del Teatro de la Zarzuela con el fin de atraer a un público joven y su intención de que esta iniciativa pueda repetirse en un futuro. Por otra parte, los estudiantes expresaron su agradecimiento hacia los organizadores y animaron a que se siga apostando por este tipo de colaboraciones mediante ediciones posteriores.

En el caso particular de los estudiantes de grado, licenciatura y máster de Musicología –un total de seis alumnos– cabe destacar la doble envergadura que significó la participación en el taller. Sin género de dudas, ha sido una experiencia enriquecedora a nivel personal, pero también cabe destacar la vertiente profesional, puesto que una de las posibles salidas laborales radica en el entorno del teatro lírico. Por todo ello, y más en este momento actual en el que la cultura está sufriendo tantos recortes, es de desear que iniciativas como esta puedan llevarse a cabo con regularidad en el futuro próximo.

Gabriela Andres

Publicado en abril 2015

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies