Entrevista a Ángel Cortés

Entrevista
Entrevista
Entrevista

Entrevista a Ángel Cortés

“Tras La Voz, en cuanto a salidas profesionales se refiere, te sigues topando contra la pared”

“Y… Los dos finalistas que siguen adelante y continúan luchando por ganar la voz son… ¡¡María y Andrés!!”.

Estuvo cerca, muy cerca. Fue una proeza que el tenor lírico Ángel Cortés se consolidase entre los favoritos de los millones de espectadores que siguieron la edición 2019 de La Voz.

Hoy, algo más de un año después de esa intensa final de La Voz, me siento en la terraza de casa observando las nubes que anuncian tormenta mientras espero la llegada de Ángel. Cuando llega, mi perro no le reconoce, han pasado años, pero su carisma y sentido del humor están totalmente intactos. Parece que fue ayer cuando hace 15 años Ángel Cortés daba sus primeros pasos como cantante lírico y hoy puede presumir de ser finalista de un programa de televisión. Me pregunto qué impacto habrá tenido en su carrera profesional.

AC: La experiencia es irrepetible y todos los que hemos pasado por ese proceso nos tenemos que sentir privilegiados, porque éramos 36.000 personas en el casting y entramos solo 60 en el concurso, de los cuales 16 fuimos a los directos y sólo 4 a la final. Ser uno de los finalistas de 36.000 personas, defendiendo el género que yo defendía, el canto lírico, pues la verdad es que…

Pensándolo ahora, cuando fui a las audiciones a ciegas me sentía como el típico equipo de futbol humilde que de repente se presenta en una final de la Copa del Rey, sabiendo que está en inferioridad de condiciones frente al otro rival, que puede ser un primerísima línea. Era consciente en todo momento de que, en un programa de gran formato de música popular como el pop, el rock, etc., el género lírico partía en desventaja.

Hablamos de cultura de masas, música muy enfocada al consumidor, mientras que el género lírico hoy en día apenas se consume entre la gente joven.

AC: Claro, es una pena… Desgraciadamente la cultura musical en este país va por otros derroteros, a mi pesar. En mis periodos de casting, recuerdo que en las típicas conversaciones con los compañeros cuando cada uno decía lo que iba a interpretar unos me miraban como un bicho raro y otros con admiración. Y, bueno, luego cuando soltabas un poco la voz, pues claro…

Hay que darse cuenta de que nosotros siempre trabajamos la técnica del canto in maschera, utilizando las cavidades de la calavera y las cavidades óseas como caja de resonancia. Aparte de las cualidades de natura que puedas tener en cuerdas vocales, como utilizamos este tipo de proyección normalmente no necesitamos ayuda de microfonía. El resto de mis compañeros, sin hacerles de menos, sí que tienen que hacerse valer de estos artilugios y, claro, yo soltaba la voz como estoy acostumbrado y aquello… impactaba. Pero como te decía, para mí fue un reto defender el género lírico a la vez que un orgullo, porque gracias a mi participación en el programa me consta, como así me hicieron saber muchos seguidores, que en muchos hogares empezaron a interesarse por este género. Siempre recordaré que una madre me dio las gracias porque a raíz de mi participación sus hijos estaban empezando a escuchar ópera.

Es curioso, porque el público que asiste a un teatro de ópera o a un auditorio tiende a ser gente cada vez más mayor. En cambio, en tu paso por el programa, en más de una ocasión fue el propio público el que te salvó, el que decidió que tú tenías que seguir ahí.

AC: Sí. Tú competías con otro compañero y cuando terminaban ambas participaciones, tu coach le daba un 40 % de partida a un oponente y un 60 % al otro, pero el porcentaje definitivo sobre estos tantos por ciento lo decide el público. En ambas ocasiones Paulina Rubio me dio el 40 % y por primera vez se produjo un sorpasso espectacular hasta tal punto que, no recuerdo muy bien, pero conseguí alrededor de 120 %, una barbaridad. Y me alzó la primera vez a la semifinal y la siguiente a la final gracias al apoyo arrollador del público, que es otra de las cosas que me quedan para siempre. Porque de las muchas vivencias que he disfrutado en este proceso, de las más bonitas, si no la más bonita de todas, es sentir de cerca el tremendo apoyo de miles y miles de personas. Fíjate que te lo estoy comentando y se me está erizando la piel.

Da que pensar que haya tanta gente que apoya a una persona que está cantando un estilo totalmente alejado de lo que es habitual. ¿Crees que es posible que la gente joven se vuelva a interesar por el canto lírico?

AC: Yo creo que, más que un problema de gustos, es un problema de mentalidad de la industria musical o de quien maneje los hilos en este mundo, porque, si te soy sincero, yo ya me pierdo. Llevas muchos años peleando por abrirte un hueco, es tremendamente difícil, asumes que es difícil y sigues con más ahínco. Te presentas en un programa de estos, logras una gesta que no deja de ser una proeza, porque
que yo recuerde ningún adulto había llegado a la fase final en este programa cantando lírico, y te encuentras con que casi todo sigue igual. Excepto la popularidad y el apoyo de la gente, en cuanto se refiere a salidas profesionales desgraciadamente te sigues topando contra la pared.

Mucha gente tiene en la cabeza eso de “preséntate a La Voz, o a OT y hazte famoso y ya tienes el camino labrado”. Cuando acabaste el programa, ¿notaste ese cambio?

AC: No, no es así. En todo en esta vida hay que tener suerte y padrino. Queda mal decirlo pero lo siento, es así. Cuando terminé el programa, bueno, primero te centras un poco en aterrizar, aunque intenté tener siempre los pies en el suelo. Te acostumbras a que te reconozcan por la calle y esta serie de cosas, que gusta. Bien es cierto que luego la memoria televisiva es efímera y cuando dejas de salir en pantalla, ya la cosa se empieza a diluir y a relajarse. La gente a la que marcaste por algo en especial siempre te va a recordar, pero el grueso de la población ya no… Luego me centré en preparar el concierto que hicimos los finalistas con los coaches y con los asesores en el Wizink Center, que esa es otra grandísima experiencia que me llevo para el recuerdo. Un Wizink Center con 15.000 personas y en la crítica del día siguiente se comentaba: “Ángel Cortés iluminó con su interpretación el Wizink Center” –o algo así–. Y es que en el momento de sonar mi canción el Wizink Center estaba a oscuras y empezó a llenarse de lo que hace años eran mecheros, que ahora se han convertido linternas del móvil. Y la verdad es que compartir escenario con gente como Luis Fonsi y David Bisbal son cosas que con el paso del tiempo te pellizcas y… hay veces que tengo que ver fotos y vídeos para terminarlo de digerir. Cuando estás en esa rueda el concurso, entre la emoción, la presión de que estás concursando y saliendo ante millones de espectadores en el directo… Hacia los coaches y asesores tienes cierta admiración, pero el trato con los demás es casi de colegas de profesión y cuando todo termina dices: “Madre mía, si es que he estado hablando de tú a tú con Bisbal, Bustamante, Fonsi…”, con todos, ¿no? En general es una gran experiencia pero, como salida profesional, en mi caso no está teniendo los resultados que quisiera.

El género lírico además a veces tiende a pecar de elitista. En ocasiones se ha criticado a artistas líricos, como Plácido Domingo, por desligarse un poquito del género lírico, o por llevar lo lírico a un sector que se acerque más a la cultura de masas. No sé si tú te has encontrado con alguna situación de ese tipo…

AC: Yo tengo la sensación de que, a gran parte del sector, por lo que sea, o no les gusta o no encajan bien que nos presentemos a ese tipo de programas. Pero bueno, yo creo que la publicidad, en toda la extensión de la palabra, del género lírico es un beneficio para todos; aparte de que te guste o no este tenor en concreto que se llama Ángel Cortés, que eso es otra cosa. El mero hecho de salir a pecho descubierto, como se suele decir, defendiendo “Una furtiva lagrima” en versión de 1’ 30’, como tenían que ser todas las interpretaciones del concurso, o “Torna a Surriento” también versionada con los instrumentos y los arreglos que allí hay, se encuentra lejos de nuestro hábitat natural. Porque nosotros nos encontramos bien en un teatro o un auditorio sirviéndonos de la acústica natural que tenga ese enclave. Todo el mundo sabe que un plató de televisión tiene muchísimos medios, por supuesto, pero el sonido es artificial. Entonces, hay una serie de aspectos que hacen que juegues en un terreno desconocido para ti. Y a colación de Plácido Domingo y retomando el tema de antes, otra cosa que no olvidaré jamás es que por mediación de Paulina Rubio me llegase un vídeo de Plácido Domingo deseándome mucha suerte y diciéndome que lo estaba haciendo muy bien. Para mí eso es acariciar el cielo con las manos. Desgraciadamente no se ha podido cumplir el sueño de cantar con él, pero bueno, me quedo con el vídeo y nunca se sabe…

Ángel, además de cantante eres policía nacional y padre. Compaginar todo eso después de haber sido una persona mediática no debe de ser nada fácil…

AC: Bueno, compaginarlo sigue siendo igual de complicado que antes del concurso pero con la salvedad de que ahora te conoce más gente. Sigo teniendo que pelear por abrirme hueco, sigo teniendo que luchar por conseguir una función, un concierto… Ahora, por ejemplo, tenía previstas un par de óperas que con el tema del COVID-19 se han venido abajo…. Pues bueno, esto ha complicado las cosas más todavía si cabe. La ilusión no se pierde pero a veces los ánimos decrecen. Nadie dijo que fuese fácil. Y aunque ahora está todo muy parado, tengo pendientes un par de conciertos, quizás una ópera que saldrá en diciembre para hacerla en varias localidades de Madrid, además de los actos oficiales de la Policía Nacional en los que colaboro con la Banda Sinfónica. Pero seguiremos ahí, en la brecha.

 

 

Irene Pellegero Querol

Fotografía: Roberto Sastre

Publicado en septiembre 2020

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies