En taquilla
En taquilla
En taquilla

La despiadada princesa china canta sobre el Lago Constanza

Cinesa retransmite Turandot desde el Festival de Bregenz

Puccini, Turandot. Festival de Bregenz, 22/07/2015. Marco Arturo Marelli (dir. de escena), Constance Hoffman (vestuario), Davy Cunningham (luces), Aron Kitzig (vídeo). Filarmónica de Viena, Paolo Carignani (dir.). Mlada Jhudoley como Turandot (princesa china, soprano dramática), Manuel von Senden como Altoum (emperador y padre de Turandot, tenor), Michael Ryssov como Timur(rey exiliado de Tartaria, padre de Calaf, bajo), Riccardo Massi es Calaf (príncipe de Tartaria, exiliado, tenor lírico spinto) y Guanqun Yu en el papel de Liù (esclava de Timur, soprano lírica).

Cinesa reproducirá Turandot en los cines españoles este jueves 10 de marzo de 2016. La ópera inconclusa de Puccini en tres actos y cinco escenas, escrita en 1926 con libreto de Giuseppe Adami y Renatto Simoni y completada con el dueto y final por Franco Alfano, abre el Festival de Bregenz el 22 de julio de 2015. Turandot tiene lugar en el escenario flotante ante una audiencia aproximada de 161.000 personas, seguido de Los cuentos de Hoffmann de Jacques Offenbach.

Ningún hombre podrá poseerla, la hermosa y cruel princesa china Turandot escoge tres acertijos para aquél que quiera cortejarla. No siendo capaz de averiguarlas, los atrevidos han pagado el precio con sus cabezas. Timur y su joven esclava Liù llegan a Pekín y se reúnen con Calaf, amado por Liù, a quien creían muerto. El príncipe de Tartaria, sin desvelar su identidad, intenta lo imposible: contestar correctamente a las tres preguntas y ganar así el amor de Turandot.

No es la primera vez que Cinesa lleva esta ópera a sus pantallas, sirva de ejemplo la versión de Luciano Berio en 2015 en la Scala de Milán, donde ya había sido estrenada bajo la dirección de Toscanini en 1926. Aquella representación, un año y medio después de la muerte de Puccini, se detiene inconclusa con el lamento de una Liù moribunda en el tercer acto para respetar la última escritura del maestro, siendo más tarde completada por Franco Alfano.

Recordando su sentido moral, el presidente de Austria, Heinz Fischer, inauguró el Festival de Bregenz, que nace en 1946, tras la Segunda Guerra Mundial, en representación de “la libertad, paz y dignidad humana”. Pero lo que hace más especial esta versión es el espectacular emplazamiento del Festival, cuyo seebühne o escenario flotante permite al aforo del anfiteatro, 7.000 plazas al aire libre, ver los espectáculos bajo el cielo raso a orillas del lago Constanza.

Con el asesinato en 1900 del rey Umberto por los anarquistas, el nihilismo gobierna la forma de pensar en Italia. El fascismo está a punto de surgir en un ambiente de crisis sociopolítica y económica. Muchos artistas cansados de la afectación e irrealismo románticos se vuelven hacia un naturalismo o realismo, buscando reflejar la vida cotidiana, con personajes creíbles y terrestres que expresaran poderosas emociones y dramatismo. Aunque Turandot está basada en la fábula y presenta un contexto exótico, este naturalismo se refleja en la humanización de sus temas, añadiendo calor mediante la caracterización de las máscaras de la commedia dell´arte y complejidad emocional a través del personaje de la esclava Liù, que contrasta con el personaje de Turandot: no es como otros más reales como Mme. Butterfly, Mimí o Manon, sino que es fría y esparce muerte, y sólo aparece en el segundo acto. Es por ello que el público simpatiza con Liù, quien encarna todo el amor, pasión, ternura y drama.

Éxito, inseguridad y el miedo a la mortalidad no pueden explicar la sensación de desesperanza que a menudo aparece en la obra de Puccini, quizá relacionada con su fracaso en la búsqueda del verdadero amor, quizá debido a su sensibilidad y fragilidad emocional. No es por tanto una sorpresa que en sus seis primeras óperas el personaje principal femenino muera y sea llorado por sus enamorados: Edgar a Fidelia en Edgar,Grieux aManon en Manon Lescaut, Rodolfo a Mimí en La bohéme, etc. Respalda así la idea de que aquel que vive por amor muere por amor: “Chi a vissuto per amore, per amore si mori”. Para ello, no hay tema demasiado feo, duro o mundano. Las tramas de estas óperas lidiaban con emociones intensas, con temas como el sexo, la venganza, la traición, la seducción, los celos, los asesinatos y la muerte.

Es el aria cantada por Calaf durante la noche, “Nessun dorma”, la que hace famosa a esta ópera de Giacomo Puccini. En Bregenz se desenvuelve con el imponente trasfondo de una pared con forma de dragón en el Lago Constanza. La escenografía de Marco Arturo Marelli emplea los símbolos chinos del poder y está inspirado en la Gran Muralla China, la más larga estructura hecha por el hombre. El muro está aderezado con unos doscientos elementos de los soldados de terracota, algunos de ellos por las nubes, otros medio sumergidos en el agua.

También hay elementos chinescos en la música. Puccini se inspiró en las melodías de las cajas de música que un amigo diplomático trajo de China. Obviando su ambientación y el argumento, adaptado de un cuento persa, la partitura es representativa de la ópera italiana, incluyendo elementos de la commedia dell´arte a través de las máscaras de Ping, Pong y Pang, las disonancias experimentales a lo Schoenberg y el uso del coro siguiendo los pasos de Borís Godunov de Modest Músorgski.

Turandot destaca el interés por lo exótico de la época, ya reflejado en Mme. Butterfly. En esta ópera Puccini pone en práctica las innovaciones dramáticas de Wagner que, además de contribuir a la expansión sinfónica, renuevan la estructura armónica existente en la ópera italiana al emplear el leitmotiv, que da continuidad a cada personaje mediante la repetición de motivos melódicos.

Para algunos, Marco Arturo Marelli emplea una iconografía que roza el cliché, debido a la introducción de los soldados de terracota o la muralla china sin un sentido aparente. Pero también se acerca a la deconstrucción: en una pequeña plataforma se representa la habitación de Puccini en la clínica belga en la que pasa los últimos meses de su vida. De forma un tanto simplista, al girar la manivela de una gigantesca caja de música, esta inspira la ópera en su cabeza. Esta combinación entre una gran ópera y la deconstrucción es ambigua, lo que nos lleva a pensar que Marelli, con la intención quizás de satisfacer a expertos y aficionados al mismo tiempo, se encuentra con algún que otro conflicto argumental, tal y como el que plantea la muerte del compositor antes de que finalice la ópera.

Sin duda el acceso a esta representación facilitada por Cinesa va a ser espectacular, tanto por el emplazamiento como por la calidad artística y musical de su elenco.

Preparen las palomitas porque disfrutar de “Nessun dorma” con el Lago Constanza de fondo promete una fotografía inigualable.

Camila Fernández Gutiérrez

Fotografía procedente de: http://farm5.static.flickr.com
http://www.welt.de (portada).

Publicado en febrero 2016

Autor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies