En taquilla
En taquilla
En taquilla

Serendipia

La obra de Carlos Izquierdo: el pianista mínimo

Próximo evento: 1 de abril de 2016. Concierto Carlos Izquierdo y Carles Viarnès. Casa de Cultura de El Campello (Alicante) a las 20:30.

Correr contra el viento y las lágrimas cayendo de unas lagunas frías que no ven nada, los pies en la arena mojada y la arena mojada entre las uñas, el sol calentando la piel de otoño y las pecas surgiendo en torno a los labios tibios. Tâches de beauté.

Caricias al cuello, memoria de gestos, recorrido de tu perfil, para no olvidar tu mirada. Inspiras, enseñándome que ahí reside el secreto, después una espiración lenta, cercana, humana. Eternité.

Dime, ¿cómo? Wanderlust. Dime, ¿dónde? Aquest lloc potser senzill.

No me dejes, pianista mínimo, ¿qué haría sin tu magia? Ya no habría destellos ni pañuelos verdes, ya no habría risas ni palomas blancas. Blancas teclas sobre las cuales bailan tus manos de movimientos que emanan delicadamente libres.

Ya no veo tu rostro, sólo una fina línea dibuja tu delgadito cuerpo para siempre unido a él. Cuánta envidia le tengo, pero al mismo tiempo lo amo, porque jamás he oído nacer de ninguna unión tal belleza. Tal contemplación. Hômmage.

Guardo tus recuerdos en una cajita de cartón que cada vez me cuesta más cerrar por lo inconmensurable de su contenido. Tus etéreas instantáneas robadas cuando me mirabas pero no me veías, ya sólo puedo observarlas a través de tu lupa perdida. Bonhomie.

Dime, ¿cómo? Wanderlust. Dime, ¿dónde? Aquest lloc potser senzill.

No me dejes pianista mínimo porque tu música es ahora mi alma.

El pianista mínimo es el tercer trabajo del compositor alicantino Carlos Izquierdo con el que desea transportar a quien lo escuche a un lugar muy lejano y luminiscente. Pero no se trata sólo de escuchar, también de experimentar. Esta nueva publicación se ha empaquetado amorosamente en un cartoncito bien plegado que contiene doce imágenes (6 cm. x 3 cm.) acompañadas de una lupa para abrirse a un nuevo mundo de imaginación.

Hace un año, el pianista alicantino, cautivado por la libertad musical que simboliza la figura de un pequeño piano, pidió al diseñador Marcos Aldeguer que moldeara un pianista que lo pudiera tocar. Carlos Izquierdo, cámara en mano, empezó a llevar al pianista en miniatura a actuar.

La singular serie fotográfica resultante representa al Pianista mínimo tocando en una sucesión de lugares inverosímiles, desde un frondoso prado hasta el interior de un voraz incendio. Las ubicaciones se distribuyen desde su Alicante natal hasta el país donde grabó su segundo álbum Ciel de Lucioles, Canadá, pasando por Alemania y Polonia, donde estuvo de gira la primavera pasada.

Este nuevo EP consta de una melodía meliflua titulada “Wanderlust” que conduce al espectador al sonido que nunca podrá marchitarse de “Aquest lloc potser senzill”. Para conseguir esa eufonía dulce, suave y delicada, el piano fue modificado acústicamente para la grabación, la cual tuvo lugar en la librería alicantina Pynchon&co.

Hablas de la idea liberadora de tocar sin límites, ¿a qué límites te refieres: espaciales, temporales, personales, circunstanciales?

Carlos Izquierdo: Como idea, me refiero justo a todos esos límites. Quiero decir, que pensar en tocar sin límites funciona como un ejercicio filosófico sencillo pero efectivo para llegar a un estado mental adecuado para componer, incluso interpretar. Entiendo la libertad como un punto de referencia al que mirar y al que dirigirse, más que como algo realmente alcanzable, ya que sé que eso, de forma absoluta, nunca sería posible. Así que pienso: “¿y si pudiera tocar en cualquier lugar?”, entonces imagino ya no solo salas de conciertos, sino también naturaleza, fuego, cosmos; “¿y si pudiera tocar sin límites temporales?”, y por eso acompaño mi último trabajo de fotografías; “¿y si no tuviera límites personales a la hora de componer?”, ese es el proceso de búsqueda constante en el que me sitúo.

En cuanto a estos límites, ¿crees que el compositor de hoy en día está condicionado más por factores externos que internos?

Creo que al final todos los factores que realmente condicionan son internos. Lo considero una cuestión de responsabilidad. Todos los compositores tenemos influencias, estamos sujetos a modas, hemos escuchado a unos y a otros, dedicamos un tiempo a la composición, que es en parte dependiente del tiempo que dedicamos a familia, pagar facturas y otras cuestiones muy poco artísticas y más burocráticas. Pero muchas cosas se pueden cambiar, y sobre casi todas se puede tomar alguna decisión. Así que cualquier factor externo te puede condicionar, pero la responsabilidad (y no solo como compositor, sino como persona) de cada uno implica decidir qué hacer con todas esas condiciones. Decidir, en concreto, ignorarlas.

Carlos Izquierdo es además artífice de dos álbumes más, Campo Cero (2013) y Ciel de lucioles (2014). El primero de ellos es claramente un inicio de lo que ya ha madurado en El pianista mínimo (2015), que podría ser el resultado final de todas aquellas reflexiones estéticas que inició hace dos años. El sonido de su primera grabación es mucho más pulsante y hace avanzar la música paso a paso, poco a poco; en cambio, su nuevo trabajo es un continuum etéreo y mucho más minimalista. Como el filósofo que da comienzo a sus pensamientos y llega a su gran verdad, en un instante y sin darse cuenta, después de un viaje de descubrimientos, como fue para Carlos Izquierdo su marcha a Canadá para dar a luz Ciel de lucioles. Un reflejo de los luceros que iba encontrando en el camino y lo iban iluminando, todavía pulso a pulso, pero ya ayudado por la voz tenue y frágil del violín de Amélia Quessy que pronunciaba su consciencia en construcción.

¿Qué ha cambiado en tu forma de componer a lo largo de estos dos años?

Mi forma de componer ha cambiado poco, sigo tocando el piano como proceso, improvisando, sintiendo, hasta que conecto con alguna idea musical, encuentro la emoción que me atrae y un estado de concentración similar al de la meditación, y luego sigo utilizando la memoria como filtro para quedarme con las ideas que creo que tienen más valor. Lo que me parece ver que ha cambiado es el resultado: creía que partía de la sencillez, pero sigo encontrando maneras todavía más sencillas de expresarme, y también más cercanas al minimalismo.

Antes de consagrarte el piano, componías música electrónica y de vanguardia. ¿Qué te hizo cambiar de rumbo? ¿Piensas que en algún momento volverás a retomar tus proyectos anteriores?

Mi acercamiento al piano y a la música sencilla, clara y emocional surgió de una necesidad de reconectar con la música. Moverme en terrenos experimentales me había hecho dudar de mi identidad como compositor. Curiosamente, mientras desarrollo mi música en este campo, me sigo moviendo en la incertidumbre, lo que me recuerda mucho a mi etapa anterior, pero en este caso porque dejo a un lado mis conocimientos musicales y me centro en las sensaciones para conectar con lo que escribo, y lo positivo es que como conclusión sí que siento que lo que hago ahora es algo que me define.

Pero no he olvidado lo que hacía antes. En lo que interpreto en directo, lo próximo en lo que estoy trabajando e incluso alguna colaboración que he hecho con otros músicos, utilizo en ocasiones electrónica, ambientes y efectos. Supongo que no me he desprendido de nada de lo que había hecho anteriormente como músico, y que todo se mezcla de alguna forma misteriosa con lo que hago y lo que está por venir.

La obra de este compositor recuerda a algunas bandas sonoras realizadas por Dario Marianelli, como Orgullo y prejuicio. Su nuevo vídeo lo demuestra: un pequeño relato sobre el pianista mínimo en Alicante se nos desvela a través de la música, como una propia banda sonora.

Carlos Izquierdo, además de compositor, es un comunicador nato. A través de su piano nos cuenta historias, sencillas pero conmovedoras. Todos esos cuentos de amor que guardamos en nuestras cajitas de música.

Andrea P. Envid

Publicado en febrero 2016

Autor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies