Maybe we’re amazed…

Paul, por fin, en Madrid

Concierto de Paul McCartney en Madrid. Lunes 2 de junio de 2016. Estadio Vicente Calderón.

Lo que empezó siendo un rumor se ha terminado por confirmar. La noticia ha venido a ser algo así como un misterio mediático. Hace ya algunos días se dejaron ver por Berlín ciertos carteles que daban pistas, posteriormente aparecieron en Madrid. Muy cautos, los fans preferimos no hacernos ilusiones pero ya ven, al final resultó que sí.

Tranquilos todos, aunque la noticia bien pueda provocar alguna arritmia cardíaca: Sir Paul McCartney pisará España este junio, según el portal LiveNation. Por fin. Y es que, después de que Elton John lo hiciera el pasado verano, a su compatriota parece que se le ha quitado el miedo y se ha tirado a la piscina. Repito: por fin. ¡Por fin! Así lo publica en su cuenta oficial de twitter.

Para remontarnos al último concierto del ex-beatle en suelo español tendríamos que viajar atrás en el tiempo hasta el año 2004 –12 años ha–, ¿recuerdan? En aquellas fechas la gente veía “Aquí hay tomate”, estábamos hinchando la burbuja inmobiliaria y los entonces príncipes de Asturias contrajeron nupcias en un lluvioso día de mayo. Desde aquel remoto día: nada de nada. Y los fans no podíamos esperar más. Se nos comía el tedio con la remota y vaga ilusión de que tal vez Paul se dejaría ver algún día por España. Ahora sí. Costó pero llegó: el frotar se va a acabar, digo… el esperar.

Paul fue un niño sencillo de Liverpool que admiraba a Elvis y tocaba más mal que bien la guitarra. Su vida hubiera sido muy diferente si en 1958 no hubiera conocido a un paisano suyo, John Lennon. Junto con George Harrison y Ringo Starr formaron el grupo más exitoso de la historia: Los Beatles. El cuarteto batió todos los récords y conquistó el mundo de la industria musical por más de una década. El mismo Elvis Presley, Bob Dylan, Frank Sinatra o John Williams son sólo algunos de los que han versionado las canciones de Paul dentro del periodo Beatles.

Sgt. Pepper Lonely Club Heart’s Band –por poner un ejemplo de su éxito– ha sido nombrado el mejor disco de todos los tiempos por la revista The Rolling Stone. Y fue idea de Macca. La misma publicación hizo una lista de las mejores canciones del mundo. Le doy un premio al adivine quién tiene más canciones en el top 30… Pero todo lo bueno se acaba y tras varias diferencias artísticas, Yoko Ono y demás asuntos que todos los beatlemaníacos nos sabemos al dedillo, se separaron en 1970, año en el que salió el primer álbum en solitario de Paul: el McCartney I.

Desde la disolución de The Beatles Paul ha salpicado su actividad en el estudio con grandes que empezaron en pequeñas universidades y acabaron en multitudinarios en estadios deportivos. Así –ya fuera en solitario o con su nueva banda Wings, que lideró durante los años setenta– el de Liverpool ha ido batiendo récord tras récord de asistencia. El más grande fue en Maracaná en 1990, por el que tiene el récord mundial de asistencia a un concierto con más de 184.000 personas. Si alguien quiere hacerse una idea del ideal de concierto McCartniano recomiendo el DVD RockShow. Por el contrario, si lo que quiere es algo más realista –pues el músico ya tiene sus añitos–, Paul Is Live.

De su actividad discográfica con Wings, para los que se preguntan qué hizo después de The Beatles, cabe destacar varios singles que llegaron a ser números uno, ardua tarea si tenemos en cuenta que la fama de Paul había descendido bastante desde que no se juntaba con John. Pero no solo unas pocas canciones llegaron a ser realmente buenas, Wings firma varios álbumes excelentes, como Band on the Run o London Town. Escúchenlos de principio a fin.

Tras la ruptura de Wings, allá por el 82, McCartney volvió a juntarse con George Martin, que le produjo dos de sus mejores álbumes en solitario: Tug of War y Pipes of Peace. Ahí empezó una etapa de colaboraciones que empezó con Stevie Wonder y ha acabado con Rihanna y Kayne West; pasando por Michael Jackson o George Michael. Y las que quedan. Sus últimos álbumes aún tienen ese nosequé que tenían las canciones de los Beatles y que nos termina por cautivar. Por cierto, el último, New, es de 2013: lo hizo con 70 años. A ver si a su edad pueden hacer un álbum entero. Y que, encima, llegue a las top charts. ¿Cuál será su secreto? ¿El vegetarianismo tal vez? ¿Algún pacto mefistofélico? No lo sabemos, pero ahí sigue, haciendo buena música, que no es poco.

Poco más se puede decir antes del concierto. ¿Lo seguro? La energía, las ganas y carisma que pone Paul en el escenario; que cantaremos grandes clásicos, como “Blackbird”, “Let It Be”, “Hey Jude”, o “Maybe I’m Amazed” o menos clásicos como “My Love”, “Let Me Roll It” o “C’mon People”, aunque igualmente buenas, y el privilegio que supone ver al creador de la canción más versionada de la historia de la música pop (“Yesterday”, para los despistadillos). Ah, y los fuegos artificiales de “Live and Let Die”. No en vano se vendieron más de la mitad de las entradas en los primeros tres días que estuvieron en venta. Allí os espero el 2 de junio y os aseguro que no defraudará, como en los últimos 73 años.

Recomendamos:

  • Wingspan: documental sobre los primeros años de McCartney en solitario y su carrera con Wings. Concebido como una conversación con su hija Mary, aporta mucha información con grabaciones de la época, fragmentos de entrevistas, declaraciones, etc.
  • Paul McCartney: A Life. Biografía bastante completa y de amena lectura escrita por Peter Ames Carlin. También disponible en castellano, previo pago, pero vale la pena. Consideradlo una inversión.
  • Revisar su discografía completa, disponible en Spotify, iTunes, Youtube…

Quico Carmona Monfort

Publicado en febrero 2016

 

Autor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies