Crítica
Crítica
Crítica

Tres estrellas en Berlín

Una noche de gala se viste de grandes escenas de la historia de la ópera

Tres estrellas en Berlín. Arias de ópera. Anna Netrebko, soprano; Jonas Kaufmann, tenor; y Erwin Schrott, barítono. Dir.: Marco Armiliato. Prager Philharmonie. Neuer Kammerchor Potsdam. Waldbühne, Berlin, 16 de agosto de 2011.
Retransmitida en directo a través de los cines Cinesa el 28 de abril de 2015.

El 16 de agosto del 2011 se reunían en el impresionante teatro al aire libre Waldbühne de Berlín tres auténticas estrellas del mundo de la lírica actual: la soprano rusa Anna Netrebko, el tenor alemán Jonas Kaufmann y el barítono uruguayo Erwin Schrott. Acompañados por la Praguer Philarmonia a la batuta de Marco Armiliato y con la intervención de la Neuer Kammerchor de Potsdam, interpretaron algunas de las escenas más impactantes de la historia del género lírico del siglo XIX, con excepción de algunas piezas del siglo XX y la famosísima aria “Madamina il catálogo è questo” de Don Giovanni, con el cual Schrott abrió esta velada de dos horas de duración.

En ella pudimos ver a los intérpretes en su salsa, mostrando ejemplos de su virtuosismo, con Netrebko deleitando al público berlinés con arias de Puccini o de Il trovatore; Kaufmann acompañándola en alguna de las escenas verdianas y emocionando con arias de la ópera alemana más nacionalista; y Schrott demostrando su gracia y sensualidad con obras de Piazzola, e incluso un aria de La tabernera del puerto de Sorozábal. La zarzuela española también estuvo representada en los momentos instrumentales de la velada con el famoso número de Las bodas de Luis Alonso. Los tres demostraron las razones por las que están en la cima de la lírica internacional, tanto por su virtuosismo como por su sensibilidad en cada número. Sin embargo también pudimos observar algunos vicios de éstos, como la rigidez del tenor alemán, el divismo exagerado de la soprano rusa, quien se cambió dos veces de vestuario y mostró algunos de sus gestos más excesivos e innaturales, mientras que el barítono uruguayo hacía uso de su atractivo para gustar al público asistente.

En general, fue una velada hecha para la exhibición de las tres estrellas. El programa no tenía ningún sentido cronológico ni musicológico, era número tras número, “hit tras ‘hit” de óperas archiconocidas o arias ultrafamosas. A pesar de esto, sí que interpretaron números no tan conocidos, casi olvidados, también para atraer al público más entendido del género lírico, pero que pasaron sin pena ni gloria, en gran parte por la escasez de los asistentes.

A los fans de estos desfiles de éxitos les espera un especial de Plácido Domingo el día 19 de este mes. En él, de nuevo gracias a Cinesa, se reproducirá en las pantallas un concierto ofrecido por el famoso barítono en 2013 al aire libre en Alemania. Habrá sorpresas, y es que la ópera, por una vez, no será la protagonista…

Pablo FitzGerald

Publicado en mayo 2015

Autor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies