Crítica
Crítica
Crítica

Campanas de Barber

Repique de campanas para el cuarto centenario de la muerte de El Greco

Llorenç Barber y decenas de colaboradores: Concierto de Campanas “Grecos Aires”. Toledo, 18 de enero 2014.

El concierto de ciudad Grecos Aires ha inaugurado las actividades conmemorativas del cuarto centenario de la muerte de El Greco. Magnífica iniciativa con la que dar el pistoletazo de salida a la extensa agenda cultural programada para los próximos meses en Toledo. El evento convocó a numerosos espectadores muy aglutinados en las calles colindantes a la catedral y en algunas azoteas del centro histórico. Hubo con seguridad algunos que siguieron la propuesta del compositor, y que realizaron una escucha andarina durante los cincuenta minutos que duraron las músicas de campanas.

El uso de los espacios públicos abiertos como escenarios musicales se presenta como una oportunidad única para recrear el entorno urbano cotidiano. Posibilita despoblarlo de los usos y de los ecos habituales para abrirlo a una experiencia sonora impredecible. Cada espectador escucha una amalgama de frecuencias diferente, moduladas por la arquitectura del entorno, las condiciones meteorológicas o el lugar específico donde se ubica. El punto de anclaje respecto a la intencionalidad del autor o de la obra queda prácticamente diluido. Este aspecto de desarticulación es lo que caracteriza a la música plurifocal de Barber desde sus inicios, como una forma de sonar que promueve un tipo de exploración en la que la producción del sonido es mera circunstancia para dar absoluta relevancia a la percepción y a la recepción del oyente. La oreja se impone en la poética de este compositor tanto para cambiar la direccionalidad del tradicional paradigma autor-obra-recepción como para desbaratar la intertextualidad establecida.

Llegado el momento nos preguntamos lo que ya había anticipado Barber en rueda de prensa: “¿Dónde me siento, dónde ir a escuchar? No se siente usted, no se quede parado. Cuando usted se pare, la orquesta va a ser un elemento estático inasumible porque le aburrirá en cinco minutos. La música hecha de espacios y resonancias se construye en el oído moviéndose, como un caleidoscopio donde el mínimo movimiento de sus pies convierte a la orquesta en algo atractivo”. En la invernal terraza de un hotel próximo al Alcázar nos situamos más de ciento cincuenta personas. Desde allí se escucharon algunos de los quince campanarios implicados en este concierto, otros no; fuimos, sin embargo, público privilegiado de los espectáculos de pirotecnia. Los de la azotea queríamos oír también en simultáneo lo que oían los del nivel de calle y, puestos a anhelar en un primer intento vano de escucha multicanal, acompañarnos de los movimientos frenéticos de las aves que veían alterada su rutina acústica, ahora empañada de destellos sonoros. “La música de campanas –cuenta el compositor– está hecha de sonidos que son metáforas volantes”.

El extenso público congregado para la velada recibió la interpretación de una obra compuesta ad hoc para los instrumentos y los ecos anclados en esta ciudad. Las viejas campanas suscitan diferentes procesos de atención amparados en un fenómeno flotante: desde la conexión con la tradición festiva, que alienta los significados conocidos y estables de los bronces acallados, a la búsqueda de la incertidumbre en lo menos explorado o menos conocido. Niños, jóvenes, mayores, medianos, adultos, cada cual con su soliloquio, participaron de esta recreación inigualable del tratamiento sónico-espacial, próxima a las perspectivas fuera del orden común en las que Doménikos Theotokópoulos ambientó su discurso.

Eva González Bullón

Imagen: El Greco, Vista de Toledo, ca. 1608.

Publicado en febrero 2014″ id=”mes” alt=”octubre” border=”none”/>

Autor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies